clear

Ayudando a controlar y monitorear el contagio del COVID-19

SALVOCONDUCTO LABORAL, es una solución digital gratuita cuyo objetivo es ayudar a las empresas que deben seguir operando durante esta época de pandemia a hacerlo de una forma segura con sus trabajadores, disminuyendo la probabilidad de contagio del COVID-19 mediante un autotest diario que realiza cada trabajador al inicio de su jornada. Inscribe a tu empresa GRATIS

 

Software HSE para la gestión de la Seguridad, Salud Ocupacional y Medioambiente

Ve más allá del cumplimiento normativo para contribuir a reducir sistemáticamente los riesgos y mejorar la seguridad de los trabajadores y procesos

Dirección

Santa Beatriz 111 of. 401-402
Providencia
Santiago, Chile

Síguenos en:

COVID-19: lo que hay que saber sobre salud ocupacional

El actual brote de COVID-19, declarado pandemia por la OMS el 11 de marzo y calificado por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) como “la peor crisis mundial desde la Segunda Guerra Mundial”, es un riesgo biológico que se debe considerar en el programa de seguridad y salud ocupacional de las empresas que tienen que seguir operando en medio de la emergencia. 

La gestión de controles que debe aplicar la empresa en el regreso al trabajo

Un ejemplo de los tantos protocolos que se están comenzando a aplicar, corresponde a los controles desarrollados por la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional (OSHA) para proteger del virus a los trabajadores, la que recomienda: 

  • Realizar un análisis exhaustivo de los riesgos de infección. Este será clave en materia de salud ocupacional porque permitirá determinar las estrategias de control -de ingeniería y administrativas-. Para ello, las organizaciones pueden basarse en la pirámide de riesgo de exposición de OSHA.
  • Determinar los factores de riesgos personales de cada uno de los trabajadores. Adultos mayores y personas con enfermedades cardíacas, pulmonares o con diabetes, corren un mayor riesgo de desarrollar complicaciones graves al contagiarse de COVID-19. A ellos hay que designarles responsabilidades laborales o ubicaciones especiales que minimicen la exposición al virus.
  • Dotar a los trabajadores de los elementos de protección personal (EPP) en función del nivel de riesgo asociado a su actividad. Es importante capacitarlos para que los usen y desechen de forma correcta.
  • Establecer dentro de la política de seguridad y salud ocupacional la obligación de lavarse las manos periódicamente –durante al menos 40 segundos con agua y jabón o con desinfectante a base de alcohol-, y alentarlos a practicar una buena higiene respiratoria, como cubrirse la boca al toser o estornudar, por ejemplo.
  • El programa de seguridad y salud ocupacional debería considerar estrategias para que el contacto entre trabajadores sea el mínimo posible, procurando el distanciamiento entre ellos superior a 1 metro.
  • Capacitar a los trabajadores sobre el nuevo coronavirus, cómo se transmite y los protocolos apropiados en el lugar de trabajo para prevenir o reducir la probabilidad de exposición.
  • Alentar a los trabajadores con síntomas de la enfermedad -fiebre, tos, falta de aire, entre otros- a informarlo a la dirección o a su supervisor (bajo protocolos de discreción máxima) para tomar las medidas pertinentes.
  • Establecer protocolos para identificar y aislar casos sospechosos de tener COVID-19.
  • Cuando las personas tocan una superficie u objeto contaminado, y luego se tocan los ojos, la nariz o la boca, pueden exponerse al virus. Por ello, para cuidar la salud ocupacional de la empresa es importante establecer protocolos de limpieza y desinfección ambiental, preferiblemente con desinfectantes registrados por la EPA y con declaraciones en la etiqueta de efectividad contra el SARS-CoV-2. Al respecto, hay que tener presente que la información disponible sobre el virus sugiere que este puede sobrevivir de 2 a 3 días en superficies de plástico y acero inoxidable.

Hacer de la lucha contra la propagación del virus un objetivo general de salud ocupacional en una empresa evitará muchos dolores de cabeza y cuidará al máximo su recurso más preciado: los trabajadores. Estos, por su parte, tienen la responsabilidad de cooperar con el cumplimiento de las obligaciones en materia de SG-SST que incumben al empleador.

Para potenciar cualquier estrategia de seguridad y salud en las organizaciones, ZYGHT, software especializado en HSE, es una herramienta clave para lograr el objetivo general de salud ocupacional en una empresa, pues cuenta con todas las funcionalidades necesarias para implementar una gestión de controles de seguridad y salud ocupacional de primer nivel, además a desarrollado una solución gratuita que permite seguir las recomendaciones de la OSHA para la preparación de lugares de trabajo expuestos al virus.