clear

Ayudando a controlar y monitorear el contagio del COVID-19

SALVOCONDUCTO LABORAL, es una solución digital gratuita cuyo objetivo es ayudar a las empresas que deben seguir operando durante esta época de pandemia a hacerlo de una forma segura con sus trabajadores, disminuyendo la probabilidad de contagio del COVID-19 mediante un autotest diario que realiza cada trabajador al inicio de su jornada. Inscribe a tu empresa GRATIS

 

Software HSE para la gestión de la Seguridad, Salud Ocupacional y Medioambiente

Ve más allá del cumplimiento normativo para contribuir a reducir sistemáticamente los riesgos y mejorar la seguridad de los trabajadores y procesos

Dirección

Santa Beatriz 111 of. 401-402
Providencia
Santiago, Chile

Síguenos en:

Estrategia de seguridad y salud en el trabajo por COVID-19

Según cifras de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), el 81% de los 3.300 millones de personas que conforman la fuerza de trabajo mundial están siendo afectadas por cierres de su lugar de empleo -parciales o permanentes- a causa de la emergencia generada por el COVID-19. 

Sin embargo, existen industrias críticas que continúan operando, como la de alimentos. Para protegerlos, las empresas tienen que considerar el nuevo coronavirus entre los riesgos biológicos a enfrentar en su plan de gestión de seguridad y salud en el trabajo.

3 medidas que se deben aplicar en la estrategia de seguridad y salud en el trabajo

Es importante incorporar en los espacios laborales las recomendaciones establecidas por la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional (OSHA) en la Guía sobre la Preparación de los Lugares de Trabajo para el virus COVID-19. A grandes rasgos estas hacen referencia a 3 indicaciones: 

  1. Desarrollar un plan de preparación y respuesta contra enfermedades infecciosas 

En el marco de la salud ocupacional y seguridad en el trabajo que estima al COVID-19 como un riesgo profesional, hay que desarrollar un plan de preparación y respuesta contra enfermedades infecciosas que aborde, al menos, los siguientes puntos: 

  • Nivel de riesgo de contagio asociado a las tareas y lugares de trabajo de los empleados.
  • Factores de riesgo de infección no ocupacionales en el hogar y en ambientes comunitarios.
  • Factores de riesgo individual de los trabajadores, como edad y condiciones de salud.
  • Controles necesarios para atender esos riesgos.
  1. Implementar medidas básicas de prevención de infecciones

El plan de gestión de seguridad y salud en el trabajo debe enfatizar en la aplicación de las exigencias básicas de prevención de infecciones: 

  • Promover el lavado de manos frecuente y exhaustivo, con alcohol gel -implementar dispensadores- o abundante agua y jabón.
  • Alentar que los trabajadores se queden en casa si están enfermos o presentan síntomas.
  • Promover buenos hábitos respiratorios, como cubrirse la boca al toser y estornudar.
  • Proveer papel higiénico y depósitos para la basura.
  • Incorporar a lapolítica de seguridad y salud en el trabajo prácticas que reduzcan la cantidad de trabajadores en la empresa, como teletrabajo, turnos laborales escalonados, distanciamiento de 1 metro, entre otras.
  • Reducir, en la medida de lo posible, el uso compartido de teléfonos, escritorios, oficinas y demás herramientas y equipos de trabajo.
  • Realizar de manera regular prácticas de limpieza y desinfección con productos aprobados por la Agencia de Protección Ambiental (EPA).
  1. Ejecutar políticas y procedimientos para la pronta identificación y aislamiento de enfermos

La rápida identificación y aislamiento de individuos contagiados es clave para optimizar el sistema de salud ocupacional y seguridad en el trabajo durante esta época de pandemia. 

En ese sentido, es importante capacitar a los trabajadores sobre los síntomas de la enfermedad y la forma en que se propaga, así como alentarlos a verificar por sí mismo si presentan señales de contagio y, de encontrarlas, informarlo mediante protocolos que salvaguarden su integridad física y moral. 

Adicionalmente, es fundamental establecer procedimientos para aislar lo más rápido a aquellos trabajadores con síntomas, y ejecutar sistemas de protección para que no tengan contacto con los empleados sanos. 

Finalmente, las recomendaciones de la OSHA señalan que dicha política de seguridad y salud debe desarrollar, implementar y comunicar las flexibilidades y protecciones del lugar de trabajo. 

Además, es imprescindible que las empresas establezcan prácticas laborales seguras y controles de ingeniería y administrativos, dentro de los cuales destacan la dotación de elementos de bioseguridad y la instalación de los sistemas para reducir el riesgo: filtros de aire, ventiladores, etc. 

 

ZYGHT -software HSE para la gestión de seguridad, salud ocupacional y medioambiente- permite aplicar y monitorear sistemáticamente estas recomendaciones, especialmente con su versión gratuita ZYGHT Covid-19.

Integrar dentro de una estrategia de higiene todas las herramientas necesarias para proteger la salud de los trabajadores y los procesos de la organización permitirá reducir las consecuencias de la pandemia.