clear

Software HSE para la gestión de la Seguridad, Salud Ocupacional y Medioambiente

Ve más allá del cumplimiento normativo para contribuir a reducir sistemáticamente los riesgos y mejorar la seguridad de los trabajadores y procesos

Dirección

Santa Beatriz 111 of. 401-402
Providencia
Santiago, Chile

Síguenos en:

HSEQ: Por qué ignorar estas 4 letras pone en riesgo a tu empresa

En un mundo ideal, una empresa considera la protección de sus trabajadores y de su ambiente laboral como parte de la cadena de producción de su bien o servicio.

Pero en el mundo real, reconocer y evaluar los riesgos ocupacionales que puedan trabar esta cadena son muchas veces (mal)vistas como acciones complicadas, costosas y lentas. En muchas ocasiones, en la empresa no hay suficiente experiencia, “falta plata”, o bien el tiempo no alcanza para reconocer y cuantificar las malas o buenas prácticas ocupacionales.

Es cierto, la organización debe cumplir con lo mínimo exigido por la ley en materia de seguridad, salud ocupacional y cuidado del medioambiente. Pero los esfuerzos siguen enfocados principalmente en producir más y reducir costos. No obstante, internalizar la gestión de las condiciones de salud (Health), seguridad (Safety), medioambiente (Environment) y calidad (Quality) en la cadena de producción mejoran la productividad y calidad de la oferta final, según la Oficina de Salud, Seguridad y Medioambiente (HSE Executive) del gobierno de Reino Unido.

Todavía más, de acuerdo a esta entidad gubernamental, cumplir con los requisitos HSEQ (por su sigla en inglés) resulta en cinco beneficios claves para el negocio:

Reducir ausencias laborales y licencias médicas producto de accidentes y enfermedades laborales.

A nivel mundial, el estrés y los accidentes de trabajo son las dos mayores causas de ausencias no programadas en el lugar de trabajo. Sean de corto plazo o de largo aliento, éstas derivan en costosos reemplazos de maquinaria dañada, detenciones no programadas, búsquedas improvisadas de contrataciones de reemplazo, interrupciones en la producción, y/o un deterioro en el clima laboral.

Retener talento y personal con competencias laborales certificadas.

Al generar un clima de trabajo seguro, confiable y protegido, es más factible que la empresa retenga a sus empleados más valiosos, en particular aquellos en los cuales la organización ha invertido a través de cursos y programas de capacitación.

Mantener la reputación de la organización.

Ignorar las necesidades en HSEQ de la empresa conlleva también un costo social externo e interno. A la organización no sólo debe importarle lo que la comunidad o área de interés piensa sobre ella, también la percepción que tenga el trabajador con su compromiso organizacional. Ciertamente, otros factores internos pueden dañar la reputación y socavar los esfuerzos en HSEQ de la empresa, como liderazgos deficientes, sistemas de compensaciones mal diseñados, y ausencia de políticas laborales claras.  En tanto, buenas relaciones públicas aumentan las ventas y generan potenciales nuevos clientes.

Impulsar la productividad y ganancias.

Mientras más rápido la empresa se aboque a prevenir riesgos de accidentes y enfermedades ocupacionales, reducirá el número de ausencias laborales y licencias, mejorará el rendimiento de su ciclo productivo con la ayuda de empleados bien entrenados y motivados a quedarse, y tendrá una competitiva tarjeta de presentación, lo que redundará en mejores resultados económicos y sociales.

Reducir las primas de seguros y costos legales.

Las compañías de seguros tienen límites a la hora de asegurar áreas de trabajo y empleados dependiendo de la industria. Un clima laboral seguro y sano, en cumplimiento con altos estándares HSEQ, puede derivar en planes de seguros más eficientes y pertinentes a las necesidades del negocio, sin incurrir en gastos innecesarios.

 

En definitiva, el riesgo no está en implementar una cultura laboral bajo estándares HSEQ. Contar con un ambiente sano, seguro, amigable con el medioambiente y de calidad para trabajar permitirá cumplir con la ley y mejorar la productividad.

Sin embargo, la mayor amenaza es que la empresa pierda competitividad mientras más tiempo demore en reconocer estas prácticas como parte del negocio.